Mantenimiento Preventivo: Un Aliado de la Empresa

extinguidores final

El mantenimiento preventivo de los sistemas de detección de incendio, rociadores automáticos, red de incendio y unidades manuales y automáticas de extinción, consiste en la programación de inspecciones de: funcionamiento, ajuste, limpieza, reemplazo de sellos, partes y agente de extinción, si aplica; que deben llevarse a cabo en forma periódica.

El objetivo principal es detectar oportunamente posibles fallas, para poder corregirlas a tiempo y mantener los sistemas y equipos en óptimas condiciones operativas.

Las principales ventajas del mantenimiento preventivo son:

  • Confiabilidad: los equipos operan adecuadamente.
  • Optimización del tiempo: la detección oportuna de un incendio y la entrada en servicio de los sistemas automáticos de extinción y la eficacia de los extintores manuales, permite mantener el control de la emergencia en el tiempo justamente necesario.
  • Mayor Duración: la verificación oportuna de las partes que conforman los sistemas automáticos  de detección y extinción, los extintores, agentes de extinción y red de incendio, permite corregir posible deficiencia lo que contribuye a prolongar la vida útil de estos equipos.
  • Menor Costo: los ajustes oportunos y cambio de partes vitales en el proceso de mantenimiento, evita el deterioro progresivo de piezas y producto de extinción y el reemplazo de los agentes de extinción: Halotron, Inergen, CO2, Naf y Polvo Químico Seco, los cuales no se degeneran y no hay porque reemplazarlo siempre que el mantenimiento sea oportuno y su manejo adecuado.

Las compañías aseguradoras requieren se mantenga un control de inspección y mantenimiento de estos equipos; la inspección visual y llenado de tarjeta de control debe ser mensual y el mantenimiento, en condiciones normales debe realizarse anual, como lo sugieren los fabricantes de estos equipos, con el propósito de garantizar la optima funcionabilidad y eficacia de los mismos.