Claves de la Rentabilidad de la Prevencion de Riesgos Laborales para la Empresa

Las actividades de gestión de prevención de incidentes/accidentes; enfermedades profesionales y daños materiales no son gratuitas, es preciso invertir recursos económicos que deben dar como resultado una mejora de las condiciones de trabajo. Las empresas deben gestionar un punto óptimo de inversión en prevención desde una perspectiva económica, ya que en un entorno empresarial competitivo, la generación de beneficios es crucial, no es admisible la supervivencia de empresas en las que persistan resultados negativos.

 

He aquí 10 claves que explican por qué prevenir riesgos laborales es rentable para las empresas:

 

La falta de un proceso de gestión preventiva cuesta mucho dinero. El costo de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales inciden con las utilidades de la empresa. Un entorno seguro es un entorno productivo.

Cumple la legislación vigente en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo (SST). En ocasiones la gestión preventiva es una actividad poco valorada por las empresas, violando el Reglamento de Seguridad y Salud en el Trabajo, Decreto No. 522 – 06, del 17 de octubre del año 2006, mismo que es obligatorio desde el momento que tienes trabajadores en cualquier tipo de actividad económica. El cumplimiento del Reglamento de SST y la puesta en marcha de las medidas preventivas dará valor a su empresa y evitarás sanciones no deseadas.

Reduce los costos. Con sencillas técnicas, controles administrativos y concienciación del personal, es posible producir ajustado a estándares y al costo establecido y evitar índices de absentismo indeseados y rotación de personal en las empresas.

Mejora la cultura del trabajo y la productividad. Aumenta la conciencia y satisfacción del trabajador con su empresa.

Mejora las condiciones de los trabajadores. Más salud y seguridad para los trabajadores les permite concentrarse en la actividad productiva del servicio o producto.
Minimiza riesgos. El lugar de trabajo debe ser un entorno productivo, pero también seguro y saludable.

Mejora la calidad de los servicios y/o productos. Los trabajadores desarrollan otras cualidades, como la innovación y creatividad.

Favorece la imagen de la empresa. La prevención mejora la reputación y buena concepción de la empresa.

Reduce la rotación de personal. Disminuyen los costos de las incapacidades, las visitas al botiquín, los tratamientos médicos…

Aumenta la competitividad en el mercado. La prevención ayuda a llevar una trayectoria positiva adecuada con el entorno y con garantías de calidad en los procesos productivos.

La falta de una gestión preventiva se constituye en un ladrón de recursos económicos y humanos que no suele ser valorado y provoca numerosas pérdidas no cuantificadas directamente en las empresas.

 

Factores Ambientales

El desarrollo de una actividad laboral cualquiera provoca modificaciones en el ambiente de trabajo que originan estímulos agresivos para la salud de las personas implicadas. Dichos estímulos, que reciben el nombre de contaminantes, pueden presentarse de forma diversa y su presencia en el entorno laboral se conoce como FACTORES DE RIESGO.

Contaminante químico es toda sustancia que durante su manipulación puede incorporarse al ambiente y penetrar en el organismo humano con efectos nocivos y capacidad para lesionar la salud de las personas que entran en contacto con él.

Dentro de este grupo cabe citar, a modo de ejemplo, polvos finos, fibras, humos, nieblas, gases, vapores, etc.

Agentes físicos nocivos: Son manifestaciones energéticas, cuya presencia en el ambiente de trabajo puede originar riesgo higiénico. Algunos ejemplos de formas de energía capaces de actuar como factores de riesgo son: ruido, vibraciones, radiaciones (ionizantes y no ionizantes), etc.

Contaminantes biológicos: Se considera como tal, toda la porción de materia viva (virus, bacterias, hongos…), cuya presencia en el ámbito laboral puede provocar efectos adversos en la salud de las personas con las que entran en contacto.

Vías de entrada de los Contaminantes en el Organismo

La  absorción  de  un  contaminante  químico  por  el  organismo  supone  su incorporación a la sangre, tras vencer los obstáculos naturales constituidos por las diversas barreras biológicas (paredes alveolares, epitelio gastrointestinal, epidermis, tejido vascular, etc.) a las que se accede por distintas vías que son fundamentalmente la inhalatoria, cutánea, digestiva y parenteral.

En el ámbito laboral, la inhalatoria es sin duda la más importante, ya que cualquier sustancia presente en la atmósfera de trabajo es susceptible de ser inhalada.

Vía respiratoria

Está constituida por todo el sistema respiratorio: nariz, boca, laringe, bronquios, bronquiolos y alvéolos pulmonares).  Constituye la vía de entrada más importante para la mayoría de los contaminantes y la más estudiada, hasta el punto que los valores estándar están referidos, salvo determinados casos, exclusivamente a esta vía.

El individuo necesita oxígeno para obtener la energía que le permita realizar sus funciones. Para conseguir este oxígeno aspira el aire que le rodea, mediante la nariz o la boca y lo conduce a los pulmones.

Vía dérmica

Los contaminantes pueden entrar en el organismo a través de toda la superficie epidérmica de la piel, que es una cubierta de espesor variable que envuelve al organismo.
La vía cutánea es la segunda en importancia desde el punto de vista laboral.

Vía digestiva se entiende como tal el sistema formado por la boca, el estómago e intestinos.

Generalmente se considera de poca importancia, salvo en casos de intoxicación accidental, o cuando se come, bebe o fuma en el puesto de trabajo.

Vía parenteral

Es la penetración directa del tóxico en la sangre, a través de una discontinuidad de la piel por ejemplo, a través de una herida. Constituye la vía de entrada más grave e importante para los contaminantes biológicos.

La protección Individual frente a los Riesgos en Higiene Industrial

Se entiende por protección personal o individual la técnica que tiene como objetivo el proteger al trabajador frente a agresiones externas, ya sean de tipo físico, químico o biológico que se pueden presentar en el desempeño de su actividad.

Los contaminantes químicos penetran en el organismo a través de diferentes vías: respiratoria, cutánea y parenteral. La protección individual se basa en impedir que estos contaminantes penetren por dichas vías mediante una serie de elementos de retención.

Según la normativa vigente, se definen los Equipos de Protección Individual (EPI) como cualquier equipo destinado a ser usado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos que puedan amenazar su seguridad o su salud en el trabajo.

La protección individual frente a agresivos o contaminantes químicos se enfoque especialmente a los EPI´s que protegen particularmente el aparato respiratorio y la piel.

Absorción de tóxicos por vía inhalatoria.

La vía inhalatoria constituye la ruta de absorción más frecuente y de mayor trascendencia en Toxicología Laboral. Es también la más rápida, al menos para gases, vapores de líquidos volátiles y aerosoles líquidos.

Por esta vía respiratoria, el hombre se encuentra expuesto a virus, bacterias, humos, polvos vapores, aerosoles contaminantes… Todas estas exposiciones pueden ser toleradas por el receptor normal, pero cuando resultan excesivas, como sucede en algunas situaciones laborales, o bien si las defensas del receptor están disminuidas por otros factores previos, las partículas inhaladas pueden provocar graves molestias, incapacidad e incluso la muerte.

Todos los Accidentes de Trabajo son Evitables.

Mediante Métodos y Estrategias adecuadas se podrán alcanzar niveles de Riesgos tolerables. 

Hay que destacar el término “evitable”, y que aparentemente es obvio, cuando precisamente los tópicos culturales que pesan sobre los accidentes de trabajo han asumido erróneamente que éstos ocurren por casualidad.

Admitir que los accidentes de trabajo son evitables, es admitir las bases de trabajo de una Seguridad científica, por la cual con métodos y estrategias adecuadas, partiendo del principio de multi-causalidad de los accidentes, se podrá actuar de forma eficaz para lograr niveles de riesgo tolerables.

Se trata al menos de asegurar que determinados accidentes y las situaciones de riesgo que las generan desaparezcan, para tolerar solamente aquello que potencialmente haya de ocasionar daños de muy poca consideración, aunque un análisis de riesgo eficaz debe permitir la prevención de accidentes.

 

Seguridad e Higiene y Calidad ambiental en los edificios

Gestionar eficazmente los edificios en la actualidad implica la consideración de tres factores fundamentales:

•    El hecho de que las personas pasan alrededor del 60% de su vida laboral y doméstica en espacios interiores, que plantea la necesidad de garantizar adecuadas condiciones de seguridad, higiene y calidad ambiental en los inmuebles dentro de los cuales desempeñan sus actividades.

Dicha realidad adquiere especial relevancia cuando se han de asegurar condiciones adecuadas tanto a los usuarios que acuden circunstancialmente a los inmuebles, como a quienes trabajan o habitan dentro de ellos de acuerdo a esquemas de larga permanencia.

•    La preocupación y la sensibilidad de la fuerza laboral y la sociedad en general, en relación con todo lo referente a seguridad, medio ambiente y confort, realidad que genera la creciente demanda de servicios especializados y de alta calidad en el ámbito de la gestión de la Seguridad y de la Higiene.

•    Las características del actual contexto económico y el elevado costo de los recursos inmobiliarios, es una realidad que obliga a optimizar las inversiones implícitas en la construcción,  mantenimiento y seguridad de los edificios y quienes los habitan;  con el propósito de prolongar al máximo su ciclo de vida útil y preservar vidas humanas.

En consecuencia, la gestión de la seguridad e higiene,  calidad ambiental y respuestas a emergencias en los edificios en proceso de construcción, habitados y en los centros de trabajo, se debe enfocar mediante la aplicación de herramientas y sistemas que tengan en cuenta el carácter pluridisciplinar de los servicios implicados; requiere se tome en cuenta el cumplimento del Reglamento Número 5422 – 06, considerando los aspectos normativos que pautan y controlan las actuaciones durante el proceso de construcción y ocupación de las facilidades.

Sin duda alguna, estas Normas deben ser enfocadas con sentido integrador, aplicando rigurosos criterios de seguridad y prevención, basando su desarrollo en estrategias innovadoras, y aprovechando las opciones disponibles como consecuencia de la evolución de las tecnologías aplicables al sector, como lo establecen las disposiciones legales vigentes en nuestro país.

 

Por qué Certificar a sus Operadores de Montacargas?

  • El 90% de las cargas se caen por fallas humanas
  • Su empresa obtiene ventajas competitivas.
  • Una operación eficiente garantiza seguridad.
  • Sus empleados aprenden técnicas básicas en tecnología, buenas prácticas y el uso apropiado de los equipos tanto como izajes, transporte y posicionamiento de cargas con seguridad.
  • Evitar o reducir las pérdidas incidentales, permitiendo que las operaciones de movimiento y manejo de materiales mantengan una continuidad.

S E R V I S A ofrece un curso para Operadores de Montacargas.

Metodología

La duración del curso es de 8 horas, desarrollado durante un (1) día, con una distribución horaria de 5 horas de teoría y 3 horas de prácticas por cada grupo de 15 operadores.

Para el desarrollo íntegro del plan de capacitación se realiza un examen teórico y práctico.

Objetivo del curso

Adquirir conocimientos y destrezas necesarias para llevar a cabo la operación de montacargas en condiciones adecuadas con el fin de minimizar pérdidas accidentales y obtener una operación eficiente que garantice seguridad a través de la capacitación y evaluación de los operadores.

Requisitos

Estos son los estándares y requisitos preliminares que serán usados como base del curso, los cuales deberán ser cumplidos por los operadores antes de la presentación de los exámenes teóricos y prácticos a desarrollar.

El operador deberá aprobar un examen teórico y un examen práctico de operación a menos que pueda dar evidencia satisfactoria de su experiencia e idoneidad.

Prueba Teórica

La finalidad de este examen es que los operadores demuestren sus conocimientos en los temas que trata el curso y que describimos más adelante.

Temario del Curso
  • Introducción
  • Objetivos
  • Responsabilidades del operador
  • Aprendiendo de los incidentes
  • Análisis de casos reales
  • Factores contributivos
  • El Operador
  • El equipo
  • La ruta
  • Los trabajadores
  • Terceros
  • Condiciones especiales
  • Por qué ocurren las fallas?
  • Conocimiento de los requisitos de seguridad y del manual de operación del montacargas.
  • Capacidad para determinar la configuración del montacargas, estimar el tamaño y forma de la carga, y determinar la capacidad del montacargas
  • Uso y limitaciones del apoyo al operador del montacargas.
  • Requisitos de inspección, pruebas y mantenimiento.
  • Dispositivos de seguridad
  • Determinación de las condiciones del suelo.
  • Procedimientos de manejo de carga.
  • Requisitos durante abastecimiento de combustible o recarga de energía.
  • Inspección de la fuente de energía.
  • Seguridad durante la carga de energía o combustible.
  • Procedimientos de señalización y comunicaciones.
Prueba Práctica
  • Calificaciones físicas

El operador será evaluado según su habilidad para:

          a. Inspeccionar el montacargas.

          b. Establecer cimentación estable y nivelación del montacargas.

          c. Elevar y descender la línea de carga.

          d. Enganchar o tomar la carga, retener la carga, mover la carga y

          e. Leer dispositivos indicadores.

Para que un operador pueda ser certificado deberá tener una certificación médica en:

Visiometria:

  • Visión de por lo menos 20/30 Snellen en un ojo y 20/50 en el otro, sin o con lentes de corrección.
  • Percepción de profundidad normal y campo de visión.  Habilidad para distinguir colores.

Audiometría Sentido del oído adecuado, con o sin auxilio auditivo, para la operación específica.

Motricidad

Suficiente fuerza, duración, agilidad, coordinación, destreza manual y rapidez de reacción para cumplir con las exigencias de la operación de equipo.

Examen médico general
  • No sufrir desmayos o convulsiones.
  • Defectos físicos.
  • Trastornos mentales.

Material de apoyo:

  • Manual Operación Segura de Montacargas.

Calificación de operadores:

  • Serán certificados aquellos operadores que en pruebas:
  • Teóricas su calificación sea superior al 85
  • Práctico su calificación sea superior a 90
  • El operador quedará certificado en el equipo que presente la prueba práctica y demuestre la destreza.

 

S E R V I S A presentará:

  • Resultados de evaluación teórica por operador
  •   Resultados de evaluación práctica por operador
  • Constancia de asistencia
  • Informe final con comentarios del instructor

 

El mal uso de los aires acondicionados dispara los resfriados y otras dolencias en las empresas

Se recomienda situar el termostato en torno a los 25 grados

El mal uso del aire acondicionado es el causante de la mayoría de infecciones respiratorias, resfriados, irritaciones en ojos y piel, lumbalgias, afonías y faringitis durante los meses más calurosos del año. En verano, el ambiente excesivamente frío en las oficinas y el contraste con la temperatura exterior causan por el orden del 20% de los resfriados que se padecen durante todo el año.

Además del frío, otro factor que repercute en la salud es la calidad del aire, pues el uso excesivo de aparatos de climatización puede llegar a resecar el ambiente por debajo del 30%. Si esta situación se da de forma continuada, se pueden resecar las mucosas de la nariz, haciéndolas más vulnerables a patologías como rinitis, laringitis, bronquitis, neumonías, dermatitis, sequedad de los ojos o dolores de cabeza.

Estos trastornos se pueden prevenir manteniendo la humedad relativa entre el 45% y el 65% para cualquiera de las temperaturas comprendidas entre los 23 y los 26 grados”. Si no es posible mantener esos niveles de humedad y el ambiente es demasiado reseco, se recomienda “respirar por la nariz, ya que así el aire entra en los pulmones a la temperatura corporal y con el grado de humedad necesario para evitar la sequedad de las vías respiratorias”.

Es aconsejable situar el termostato en torno a los 25 grados en verano. Encontrar una temperatura con la que toda la fuerza laboral se sienta cómoda, es una tarea complicada, pero fundamental, puesto que las condiciones climáticas de los lugares de trabajo influyen directamente en el bienestar y el rendimiento de los empleados.

 

Prácticas de seguridad en la soldadura por gas

Muchas operaciones de trabajo tienen algún tipo de equipo para soldar y cortar metales. El gas más frecuentemente usado es el acetileno. El oxígeno ayuda a otros objetos a quemarse lo cual puede crear un peligro de incendio. Tanto el oxígeno como el acetileno presentan peligros:

  • El acetileno es muy inflamable y se puede encender en concentraciones diferentes.
  • Los cilindros de oxígeno contienen oxígeno enriquecido comparado con el aire; estos cilindros pueden convertir una chispa en un peligro de vida o muerte.
  • Los cilindros también pueden romperse o fraccionarse.
  • Un cilindro puede salir propulsado en el aire como un cohete si la válvula está dañada.

 

Uso y almacenamiento
  • Cuando no esté usando los cilindros de gas y de oxígeno y los de reserva, manténgalos separados a una distancia de por lo menos 20 pies.
  • Almacene los cilindros alejados de otros materiales inflamables y combustibles.
  • Mantenga los cilindros libres de daños, temperaturas altas y maltratos.
  • Almacene los cilindros en posición vertical. Encadénelos para que estén sujetos y no se caigan. Encadene también el equipo de soldar para que esté sujeto y no se caiga.
  • Cierre las válvulas del cilindro antes de moverlo.
  • Debe mantener en su sitio todas las capuchas de protección y los reguladores.
  • Ruede los cilindros sobre el borde de su base para moverlos. No los arrastre.
  • Minimice el movimiento de los cilindros cuando los transporte.
Precauciones en general en la soldadura por gas.
  • Levante los cilindros sólo con equipo designado para ese uso.
  • Inspeccione y limpie los sopletes sólo con herramientas o utensilios adecuados.
  • Use sólo los sopletes que tengan la protección contra el retroceso de gas.
  • Inspeccione todo el equipo en busca de fugas de gas en todas las conexiones usando soluciones aprobadas para hacer pruebas de fugas de gas.
  • Inspeccione las mangueras para ver si tienen fugas de gas o partes desgastadas.
  • Cambie las mangueras dañadas.
  • Tenga un extintor de incendios a mano en el lugar de soldar.
  • Proteja las mangueras y los cilindros contra chispas, llamas y metal caliente.
  • Use un encendedor de piedra para encender la llama.
  • Hágase a un lado (alejado de los reguladores) cuando abra las válvulas del cilindro.
  • Use reguladores de dos fases cuando sea posible.
  • Cuando use un regulador de una sola fase, abra las válvulas de cilindro muy lentamente. Esto evitará que un cambio brusco de presión haga explotar el regulador.
  • Cuando use un regulador de una sola fase, abra la válvula del acetileno sólo con un 1/4 o 3/4 de giro.
  • Deje la llave puesta; así podrá cerrar la válvula más rápidamente en caso de emergencia.
  • Abra y encienda el acetileno primero; después abra y ajuste el oxígeno hasta conseguir una llama neutral.
  • Cuando apague el soplete, cierre la válvula del acetileno primero. Podrá oir un trueno cuando el oxígeno apague la llama, pero la llama no quemará la línea de acetileno.

Cuando acabe o suspenda el trabajo por una hora o más:
  • Cierre las válvulas del cilindro.
  • Vacíe las líneas para quitarle presión a los reguladores.
  • Enrolle las mangueras ordenadamente.
  • Ubique el equipo en un lugar seguro.

 

Equipo de protección personal (EPP)

Protéjase el cuerpo contra chispas y cortos circuitos con ropa de protección:  

  • Las radiaciones infrarrojas pueden causar quemaduras en la retina y generar cataratas. Protéjase los ojos con lentes de protección.
  • Ropa de lana e incluso de algodón pero nunca ropa sintética.
  • Chaquetas de soldar.
  • Delantal o mandil a prueba de fuego.
  • Guantes.
  • Ropa ajustada que no esté deshilachada o desgastada.
  • Camisas de manga larga.
  • Pantalones de pierna recta que cubran los zapatos.
  • Capa u otra prenda que cubra los hombros y que esté hecha de material incombustible para trabajos arriba de su cabeza.
  • Pieles para proteger partes o áreas específicas del cuerpo.
  • Botas de seguridad y casco de protección.

R E C U E R D E!

  •  Inspeccione el equipo y su ropa de protección antes de usarlo. Asegúrese de que esté en buenas condiciones.
  • Mantenga la ropa limpia de aceite y grasa. Ventilación apropiada Asegúrese de que la ventilación sea adecuada cuando esté soldando en áreas cerradas o donde existan barreras que bloquean los movimientos de aire.
  • Brisas naturales, ventiladores y la posición de la cabeza pueden ayudar a mantener los humos alejados de la cara del soldador. La ventilación es suficiente si:
  • La habitación o el área de la soldadura contiene al menos 10,000 pies cúbicos de aire por soldador.
  • La altura del techo es por lo menos 16 pies de alto.
  • La ventilación no está obstruida por particiones, equipo u otras barreras.
  • No debe soldar en un espacio encerrado.

Si estos requisitos de espacio no se cumplen, debe usarse un equipo de ventilación mecánica. El equipo debe extraer por lo menos 2,000 pies cúbicos de aire por soldador, excepto donde haya campanas o cabinas extractoras locales o se usen respiradores con líneas de aire.